Las mantas térmicas son aparatos eléctricos diseñados para auxiliar a esteticistas, cosmetólogas, cosmiatras, dermatólogos, bariatras, fisioterapeutas, masajistas, y en general a todo profesionista de la estética corporal; en los tratamientos que requieren de un ambiente de mediana o alta temperatura, ya sea para inducir la sudoración de la piel; potencializar los activos a alta temperatura; los activos esenciales contenidos en los productos cometólogicos; o para mejorar la eficiencia de las secuencias de cada tratamiento. Gracias a sus características de diseño, las mantas térmicas resultan ser una excelente ayuda en la aplicación de tratamientos con propósito de reducción de masa corporal, de reafirmación de tejidos, o de eliminación de excesos de grasa; tales como masajes reductivos, drenaje linfático, vaporización, vendas de acrílico, vendas egipcias, baños de parafina, cataplasmas de algas, aplicaciones de barro o fango, y muchos otros más.